viernes, 16 de julio de 2021

Solsticio de Invierno

Estamos en tiempo de solsticio, y los Obreros de Paz se reúnen en torno al altar de la Sabiduría, de la Fuerza y la Belleza, ante el Libro y las joyas, para reconocer en el seno fraternal el tiempo de la siembra, cuando reina el frio y las sombras de las noches más largas.  Bajo el agobio de la débil luz del sol y de las hojas que se desprenden de los árboles, la carencia de flores y el gris paisaje, todo parece adquirir una tonalidad lúgubre.

Es el tiempo en que el labrador introduce las herramientas para hacer surcos donde la semilla será depositada para sufrir su proceso de transmutación. La tierra ha sido preparada, a través del barbecho, en un proceso particular de regeneración, y la semilla penetra en ella, para descomponerse en la humedad subterránea, y pasará un tiempo hasta que brote hacia la luz, en forma de un débil brote, reiniciando el proceso de la vida.

 El invierno es una época de cambios por esencia, donde toda la Naturaleza señala con irrefutable evidencia que la descomposición de la materia es fundamental para producir su recomposición.

El pensamiento clásico griego hablaba de cambio sustancial, para referirse a los procesos que implicaban nacimiento, gestación o germinación, que se expresaban en definitiva en muerte, descomposición y pudrición.

Nacimiento, vida, muerte y descomposición, luego la regeneración. He allí un ciclo que determina no solo el proceso de la naturaleza, sino también la percepción de lo humano ante los procesos que, concatenadamente, en ella se expresan. Es decir, no solo tales ciclos se suceden tangiblemente, sino también que son interpretados como tales y secuenciados en la inteligibilidad del observador humano. Esto es, comprendemos la Naturaleza a partir de los ciclos que conceptualizamos a través de la experiencia, esto es, replicamos lo que nuestro entender significa en lo observado.

La Masonería construye su concepción solsticial recogiendo aquella comprensión desarrollada por la Sabiduría Antigua, donde el misterio iniciático lleva al hombre a vivir el mismo ciclo de la Naturaleza, donde los cuatro elementos actúan para producir el proceso de transmutación. A través de la tierra, el aire, el fuego y el agua, la naturaleza cambia, transforma, regenera, en el ciclo fundamental de la vida. Así también es el proceso iniciático

Cierto. Los masones conceptualizamos el mundo y el universo a través de nuestra comprensión simbólica, en el espacio del templo en que la logia se congrega, donde vemos la marcha del sol a través del zodiaco, imponiéndonos iteradamente el ritmo de un ciclo, donde el rey de la luz recorre las doce columnas, para volver a recomenzar.

El Venerable Maestro, representando al sol en su desplazamiento zodiacal, realiza su marcha, desde el Oriente, a través del norte, el occidente y el sur, para regresar nuevamente al mismo derrotero, siguiendo la secuencia cíclica.

La condición caótica de la Naturaleza

Debemos preguntarnos, sin embargo, si ello ocurre de un modo inalterable, si los procesos de regeneración de la naturaleza mantienen una misma constante ordinal, o si ellos pueden ser imprevisibles.

Bien sabemos que el tiempo de siembra no puede garantizar una cosecha próspera. La transmutación de semilla a brote no es un proceso garantizado y está cruzado por la condición caótica de los factores que concurren en las distintas etapas. No siempre el resultado es exitoso. La semilla no garantiza la mies. Millones de espermios no fertilizan a millones de óvulos en la vida de los mamíferos, incluida la de los seres humanos.

Por cierto, no hay una armonía en cómo ocurren los procesos dentro de ese orden general determinado por los ciclos de la naturaleza. Habrá años de mejor cosecha y otros con resultados paupérrimos, años de más lluvias o de sequía. Habrá períodos en que las pestes y los parásitos atacarán con más intensidad.

Si bien los ciclos se expresan irreversiblemente, en cuanto a su desarrollo consustancial, es decir, inicio, plenitud y declinación, nacimiento, vida y muerte, no es posible establecer condiciones de repitencia u homologables entre uno y otro. Si dos niños nacen en una maternidad, el mismo día y a la misma hora, su ciclo existencial no será homologable o medible en su desarrollo por ningún factor de constancia. Cierto, ambos podrán tal vez estudiar en un mismo colegio, ir a la misma universidad y tal vez tener la misma profesión. E incluso muriendo el mismo día y de la misma enfermedad, nada podrá permitir decir que sus vidas fueron iguales.

De este modo, cada ciclo solsticial es único, aun cuando se manifiesten ciertas constantes que nos aventuren a pensar que todo ocurre dentro de un orden natural de las cosas. Habrá quienes piensen, entonces, que la iteración solsticial nos da una certeza de cómo se suceden las cosas. Sin embargo, siendo el solsticio una interpretación de ciertas observaciones sobre el comportamiento solar y su efecto sobre la naturaleza, esa interpretación solo está señalada por la esperanza. Por eso, la lógica científica nos ha privado de la conciencia solsticial de un modo brutal.

Sin embargo, la Masonería recoge en la comprensión solsticial, no el fenómeno astronómico que es solo aparente, producto del movimiento de inclinación sobre el plano de la eclíptica – la oblicuidad - y la nutación, o movimiento de trompo que nuestro planeta ejecuta en su viaje en torno al astro rey. La percepción terrestre es la que nos hace creer que el sol se detiene, luego de desplazarse hacia el sur, para volver hacia el norte, o viceversa, luego de desplazarse hacia el norte, parece detenerse para reversar su movimiento hacia el sur.

Como aquella condición produce las estaciones, siempre en sentido inverso, en los hemisferios, ello es lo que los pueblos antiguos interpretaban como el comienzo de un nuevo ciclo, cuando el sol parecía detenerse en la puerta solsticial de invierno. Asociado a la necesidad de preparar la siembra de los granos, el solsticio de invierno acogía la esperanza de que cuando el sol trajera el verano vendría el tiempo de la abundancia, de la plenitud de la naturaleza.

Iniciáticamente ello es rescatado por la Masonería en ese sentido de futuro, que abriga la esperanza de que vendrá un tiempo mejor para la condición humana, donde la abundancia y la fraternidad permitan que la felicidad llegue a cada vez más seres humanos. Así, sobre todo, el solsticio es una promesa de felicidad, que se construye en el convivir, en el hecho social, con el anhelo de que nadie sufra de privaciones, postergaciones ni injusticias.

Los cambios de época bajo una comprensión de los ciclos vitales

¿Es posible pensar que las comprensiones solsticiales nos den una respuesta a los fenómenos que afectan a los conglomerados sociales? ¿Pueden, desde el esoterismo, desde lo iniciático, entenderse los procesos que afectan a las sociedades? ¿En particular desde lo iniciático, es posible entender los procesos de descomposición de las sociedades, las crisis que las conmueven, los grandes cambios que han afectado a la Humanidad? ¿La comprensión del ciclo vital de lo humano puede ser aplicada a los procesos que desarrollan los seres humanos a través de las culturas, de la historicidad o de las civilizaciones? ¿Si el ciclo vital humano hace referencia al proceso de crecimiento y desarrollo que atraviesan las personas desde el nacimiento hasta su muerte, ello es aplicable a las obras humanas?

Por cierto, las sociedades humanas también viven ciclos y procesos de cambios, que presentan cierta recurrencia en cuanto a expresar ritmos, o al menos períodos en que las cosas parecen iniciar un proceso, que luego se desarrolla en sus virtudes, complejidades o características, para, en definitiva, vivir la descomposición y la muerte. Luego, la sociedad nace de nuevo con una impetuosa emergencia, para alcanzar una nueva maduración, pero sobrevendrá la fatiga irrecuperable y la muerte. Así parece ser, sucesivamente, a través de los tiempos.

Probablemente esa forma de percibir los desarrollos sociales y, luego, civilizacionales, no sea más que una consecuencia de nuestra propia forma de interpretar a la Naturaleza, que nos induce a establecer periodizaciones y tratar de incrustar en una línea de tiempo los desarrollos antropológicos.

Es que la historia de la Humanidad es una lucha de siglos, de milenios, en la búsqueda de lo que se considera mejor.

Aquello estuvo en la impronta de las comunidades pastoriles, de las tribus agrarias, de los pequeños reinos entre los ríos Tigris y Éufrates, de los pueblos nómades, de las comunidades primordiales de los distintos continentes. Cada siembra era motivo de la esperanza comunitaria. Se esperaba la abundancia, la seguridad, la constancia de la naturaleza en el ciclo vital.

Ese sueño de la felicidad sería desechado por los sueños de conquista, cuando la codicia de posesión se estableció para dar paso a las tribus conquistadoras, anhelo maximizado por los imperios guerreros. Ya no era necesario sembrar, sino apoderarse de las cosechas y del ganado de las comunidades conquistadas.

Ramsés II, Alejandro, Darío, Gengis Khan, Atila, Julio César, Constantino, los Incas, en fin, no tenían como meta la felicidad de sus vasallos sino la grandeza de sus conquistas, dejando una profunda huella de destrucción y portentosas obras, que muchas veces nos maravillan por sus vastas construcciones, y donde la sangre de los esclavos, provenientes de los pueblos conquistados, humedecieron la greda de la argamasa.

Cada uno de esos enormes procesos civilizacionales, encabezado por hombres como los mencionados y otros muchos que los homologaron, pusieron a la condición humana al servicio de sus aspiraciones monumentales de hegemonía militar. Grandes procesos de opresión y de aniquilación, en que lo humano era un simple sustrato de sacrificio y subyugación.

Luego, sabemos bien que, en nuestro Occidente vincular, surgió una iglesia que sinceró el ejercicio de su poder: la felicidad no era para esta vida, sino para otra que se conseguiría a través de la prosternación y la sumisión a un poder religioso excluyente y absoluto, fundado en la verdad supuestamente revelada a un poder temporal, expresado en un Papa, sus cardenales y obispos.

Fue más de un milenio de hegemonía, donde los placeres de la vida estaban radicados en las jerarquías religiosas y en los señores y reinos leales, cada uno con sus propios afanes de conquista y hegemonía.

Esa concepción de poder comenzó a descomponerse con el renacer de las visiones helenistas y con la aparición del movimiento de protesta que inició Lutero y siguió Calvino. Desde entonces, el omnímodo poder de la Iglesia hegemónica nunca sería, civilizacionalmente, igual. Se inició un nuevo ciclo, que abrigó una nueva forma de pensar.

En medio de la sangrienta contienda entre protestantes y papistas surgen los Estados Nacionales, donde uno de sus fundamentos radicaba en la fidelidad al rey o príncipe, y la subordinación de la individualidad a la Nación, incluso con la vida misma.

Asomó, poco después, el Siglo de las Luces, con la emergencia ilustrada, y tal vez, en el siglo XVIII, por primera vez, fue recuperado el sueño de las pequeñas sociedades primordiales, de que la felicidad era una meta en la vida humana. La Ilustración nos aportó una visión humanizadora. Surgieron los Derechos del Hombre, y una idea de sociabilidad sustentada en el Derecho. Cada ser humano debía ser respetado en sus propiedades y en su libertad a decidir por sí mismo respecto de las alternativas de la vida. Los poderes religiosos, los gobernantes absolutistas, fueron reemplazados por la soberanía del pueblo y por la decisión de los ciudadanos.

Aquella apreciación sobre el valor de la libertad y de la condición humana pronto sería negada por la emergencia de los Estados que llevaban la delantera en la revolución industrial. Un nuevo ciclo. Este trajo como consecuencia la división del mundo por las grandes naciones capitalistas, y sus disputas las pagaron con su vida los enrolados en los ejércitos y los países avasallados por el colonialismo. Asia, África, Oceanía y América Latina fueron repartidos entre los países europeos industriales y Estados Unidos.

América Latina sufrió pocas invasiones, pero primó el dominio a través de la corrupción de los gobernantes y de la dependencia económica.

Contra ese nuevo mundo de violencias y despojos, de las fábricas y del desarrollo industrial, emergió el capital financiero y, antagónicamente, la clase obrera, nuevamente levantando la esperanza de la felicidad para quienes producían con sus manos la riqueza. Esa emergente demanda por la justicia y el respeto a la condición humana, produjo revoluciones que fracasaron o fueron capturadas por el poder del Estado, revestido ahora de una reclamación de Estado Nacional de nuevo tipo, donde las estructuras condicionaron la idea de la felicidad a la abnegación y el sacrificio: una nueva forma de religión, esta vez sin divinidad.

¿Cuántos cambios de época y de emergencia y muerte de ciclos podemos comprobar en esta tan somera síntesis? Desde Babilonia hasta cualquier proceso reciente, hay miles de ciclos de las comunidades humanas, de civilizaciones, de poderes hegemónicos, que han surgido por lo general brutalmente, para alcanzar su esplendor o máxima ruindad, para luego descomponerse y fenecer irreversiblemente.

Del ciclo de la modernidad a la postmodernidad

Uno de los grandes debates de nuestro tiempo, tiene que ver con el cambio, donde debemos discernir si estamos viviendo una época de cambios o un cambio de época.

Cuando el Siglo de la Luces irrumpió hace 300 años, implicó un cambio de paradigmas que provocó una profunda promesa contra las bestialidades sostenidas en las torcidas aspiraciones de la hegemonía.  Como consecuencia de ese cambio, surgió el liberalismo, el capitalismo, la revolución industrial, la primera generación de los DDHH, el proletariado, el socialismo, el Estado moderno, la opinión pública.

Pero también, el Siglo de las Luces nos aportó instituciones, que morigeraron el rol de los poderes fácticos que instrumentalizan la condición humana. Cortes de justicia, parlamentos, gobiernos elegidos por el pueblo. Muchas veces nos parece horroroso cuando estas instituciones fallan, pero lo realmente es horroroso recorrer la historia cuando ellas no existen.

El pudor frente a los abusos y la violencia del poder permitieron ir estableciendo convenciones para proteger a los seres humanos de los propios seres humanos. Convenciones para hacer la guerra menos brutal, leyes laborales, derechos de los niños, declaración universal de DDHH, derechos de la mujer, arbitrajes económicos internacionales, justicia internacional, etc. Una institucionalidad internacional representada en la Organización de Naciones Unidas.

Las brutalidades del militarismo y de las violaciones sistemáticas de los DDHH por parte de dictaduras con distintos fundamentos - ideológicos, religiosos, étnicos, nacionalistas, etc. -, permitieron en las últimas décadas el incremento de acuerdos, tratados o convenciones, y varios genocidas han sido llevados a los tribunales. No todos, pero ya es un avance significativo.

Paralelo a ello, sobrevino el derrumbe de los grandes metarrelatos, es decir, aquellos relatos que están más allá del propio entorno objetivo de la historia, es decir, comprensiones abarcadoras, con una historicidad grandilocuente que se sobrepone a las particularidades, donde todo es comprendido dentro de un relato que subordina toda diversidad y contradicción. Una pancomprensión que asume los hechos – de cualquier tipo – de manera absoluta y predeterminada, pretendiendo dar respuesta a toda contingencia o coyuntura, a toda controversia.

No fue mucho después que, desde el pensamiento filosófico liberal y la filosofía devenida del revisionismo religioso, se culpó a la modernidad de muchos males, ya que había secularizado el transcurrir humano. Así, todos los excesos de la industrialización, del colonialismo del siglo XIX, del capitalismo salvaje, de la especulación financiera, la polución, fue sindicado a la modernidad, aquel movimiento espiritual, filosófico y moral, que había desvinculado al hombre de su historicidad devenida de la “recta Iglesia”. Curiosamente, al decir de Steven Spinker, el desdén por la razón, la ciencia, el humanismo y el progreso tiene un largo pedigree entre cierta elite intelectual y cierta cultura artística, también en el siglo XXI[1].

Pensadores secularistas previeron la gran frustración frente a la distorsión de los sueños obreros de un mundo más justo, y señalaron de un modo cierto el gran cansancio ante las utopías arrebatadas por el poder de los Estados. Pareció ser entonces que lo único digno de ser rescatado de las revoluciones del siglo dieciochesco y de aquellas que insinuaron las revoluciones sociales del siglo XIX fue, en definitiva, la democracia.

No fue una constatación absoluta en el siglo XX, donde casi el 70% de la Humanidad no alcanzó a vivirla. Sobreviniendo el siglo XXI, los porcentajes no han mejorado sustancialmente. Por cierto, en la última generación, la Humanidad se ha visto enfrentada a turbulencias profundas, donde la inestabilidad es un factor determinante producto de procesos sociales, económicos, políticos, tecnológicos, y donde la inseguridad para la vida humana adquiere nuevas amenazas.

Son las evidencias de un cambio de época, que producen desorientación, confrontaciones, inestabilidad, discontinuidad, incertidumbre e inseguridad, que coinciden y marcan el inicio de este nuevo milenio. Ello aparejado con cambios tecnológicos, que destruyeron todas las referencias con que se estructuraba el conocimiento y la opinión pública en las democracias. Sabemos que el cambio climático y la explotación irracional de los recursos amenaza con un próximo ciclo de carencias y cambios irreversibles en el planeta.

La textualización del conocimiento, uno de los grandes aportes de la Ilustración, sucumbe ante la digitalización, el nuevo vehículo de la información. Las estructuras de la democracia política son superadas por la democracia de las llamadas redes sociales, donde el acto de elegir por sufragio se relativiza y las personas deciden a través de una opinión, generalmente emocional y no construida a partir del raciocinio informado.

Hoy, millones de personas en las sociedades democráticas consideran que la propia democracia nada tiene que ver con sus intereses y sus libertades, convirtiéndose en ciudadanos permeables al populismo y a la deriva de las instituciones. Un peligroso giro hacia un sistema sin Estado de Derecho, donde el linchamiento del delincuente apresado nos retrotrae hacia el feudalismo o hacia la masa brutal que ahoga con sus brazos de pulpo al mismo pensador que aspira a emanciparla.

Como dice el pensador humanista canadiense, Steven Pinker, en una entrevista reciente para el diario La Tercera, al no estar al tanto de los progresos humanos, se considera que “si todo el sistema está fallando y está corrupto, y no puede ser corregido, entonces destrocemos todo, porque cualquier cosa que salga de estos escombros va a ser mejor que lo que tenemos ahora”.

Reflexión solsticial a modo de conclusión

Un trovador que permeó a tres generaciones, entre ellas las nuestras, masones de un milenio a otro, cantaba a propósito de un talismán de muchos sueños por muchos compartidos:

 

Le he preguntado a mi sombra
A ver cómo ando, para reírme
Mientras el llanto, con voz de templo
Rompe en la sala regando el tiempo

Mi sombra dice que reírse
Es ver los llantos como mi llanto
Y me he callado, desesperado
Y escucho entonces
La tierra llora

La era está pariendo un corazón
No puede más, se muere de dolor
Y hay que acudir corriendo
Pues se cae el porvenir

En cualquier selva del mundo
En cualquier calle

Debo dejar la casa y el sillón
La madre vive hasta que muere el sol
Y hay que quemar el cielo
Si es preciso, por vivir

Por cualquier hombre del mundo
Por cualquier casa

Esa trova tiene mucho que decirnos respecto de lo que estamos viviendo, con todo su dramatismo y angustia, donde la tierra llora.

Pero somos masones y somos humanistas. Nos comprometemos con un sistema de moral que no depende de creencias sobrenaturales o relatos mesiánicos seculares, sino en la comprensión de que las virtudes humanas son el cimiento de la bondad necesaria, que hace posible que la condición humana se encuentre frente a frente con la propia finitud de la vida y con lo efímero del vivir, y que evidencia la inutilidad de las hegemonías, provengan ellas de las ideas políticas, del poder económico, de las ideas religiosas, del poder de las armas, de las razas, o de cualquier distinción que justifique oprimir o degradar a otros seres humanos por ser diferentes o desafortunados o descaminados.

Pero estamos en tiempo solsticial, un tiempo de cambio. El inicio de un nuevo ciclo. Un momento en que podemos soñar con la felicidad que llegará al género humano. Como masones jamás podríamos dejar de soñar o aspirar o trabajar para que la condición humana tenga la oportunidad de realizarse como Humanidad.

Que no haya hambre, que las enfermedades sean sanadas o calmadas, que la justicia llegue a los postergados o humillados, que todo ser humano tenga un techo; que los talentos construyan, que generen arte, o que investiguen, para que la creación humana exalte la portentosa virtud de lo bueno y lo bello, o que sea capaz de desentrañar los misterios del universo.

Imposible entender a la Francmasonería sino en la buena nueva de la modernidad, a la cual representa en su espíritu y aspiración humanista: el derecho humano a la felicidad.

¿Preguntamos nuevamente, cuantos ciclos o épocas ha vivido la especie humana? ¿Cuántos procesos históricos han nacido, se han desarrollado y han muerto, en el determinismo que la naturaleza y la vida imponen de modo irreversible?

Porque todo lo que surge de cualquier modo tiene que sucumbir; así nos lo enseña el tiempo solsticial. Y nos enseña también que lo nuevo surge de la podredumbre de lo viejo. No hay cosecha que no se haya generado en la descomposición de las semillas, cosechadas en un tiempo previo, que muere con ella misma.

Tal vez ello nos induzca a colegir que todos los sueños de una vida mejor en el ser humano, parecen descomponerse finalmente en la degradación de la convivencia social, producto del factor corruptor del poder mal conducido.

Frente a las estructuras que imponen los sistemas de opresión, siempre nacerá la esperanza de la libertad, un anhelo y una demanda que la modernidad ha promovido como consustancial a la condición humana, pero ella, la Masonería – considerándola intransable -, la equilibra con la igualdad – el reconocimiento del otro para también ejercerla – y con la fraternidad – el lazo que nos une como seres humanos -.

Allí, el perfecto triángulo equilátero de la convivencia.

Ello implica que existe una contradicción entre el ejercicio de la libertad absoluta, donde cada cual se realiza sin importar deber social alguno, y la necesidad de mirarnos asociadamente para ayudarnos y construir en común la felicidad.

Pareciera ser que aquello está en los debates ocultos que nos plantea el estado de postmodernidad que marca esta época de profundas frustraciones, asumido por muchos actores sociales contemporáneos, desde la más absoluta ideologización.

De alguna manera podría estar al acecho una comprensión reminiscente del servilismo feudal, donde alguien debe protegernos y cuidarnos, a cambio de la obsecuencia que entreguemos como moneda de cambio. De alguna manera, aquello trató de ser representado también en los Estados policiales: te damos lo que necesitas, pero necesito tu sumisión, y en algún momento requeriré de tu vida.

El filósofo Fernando Savater, en su “Política para Amador” se peguntaba hace casi treinta años: “¿libres o felices?”, a partir de las ideas expuestas por Erich Fromm, en su libro “Miedo a la libertad”.

Nuestra sociedad en crisis se encuentra en una encrucijada donde debiera estar alguna interpretación en torno a esa pregunta.

La libertad ciertamente debe entenderse como un ejercicio con responsabilidad, y la felicidad como una consecuencia del devenir de la responsabilidad. La cuestión de fondo parece estar en la anécdota con que Savater concluye su reflexión en torno a aquella pregunta.

Cuenta Savater que, a Manuel Azaña, presidente de la Segunda República Española, alguien le preguntó “¿cree Ud. de veras que la libertad hace más felices a los hombres?”, y la respuesta del republicano fue “francamente no lo sé, pero de lo que estoy seguro es de que los hace más hombres”.

Y luego de la anécdota, Savater cita a Stendhal, quien expresara: “Un gobierno libre es un gobierno que no hace daño a los ciudadanos, sino por el contrario le da seguridad y tranquilidad. Pero aun, hay mucho trecho de ahí a la felicidad, y el hombre debe recorrerlo por sí mismo, pues sería un alma muy grosera la que se considerara perfectamente feliz porque goza de seguridad y tranquilidad”.

A pesar de dos siglos y medio, la triada de la redención humana - Libertad, Igualdad y Fraternidad - es insustituible para soñar el Humanismo, el tiempo en que lo humano sea una realización de la felicidad, tan efímera, tan circunstancial, pero tan necesaria en la suma y resta del existir. La barrera que se opone, ciertamente se encuentra precisamente en lo humano y en sus defectos de herencia: la codicia, la violencia, el fanatismo, la instrumentalización de las creencias, la ignorancia, el odio, los integrismos, los metarrelatos, la mentira, la superchería, los vicios, el egoísmo, en fin.

Hagamos votos para que este tiempo de solsticio, nos traiga un cambio en favor de nuestras esperanzas de que la felicidad impere en el género humano, especialmente en nuestra Patria, como producto del imperio moral de la libertad, la igualdad y la fraternidad. Pero también por el imperio del Derecho, de la justicia social, y de las virtudes sociales y ciudadanas.

 



[1] En defensa de la Ilustración. Paidós. España, 2018

A propósito de un aniversario

La Gran Logia de Chile cumple 159 años de existencia. Si bien hubo Masonería antes de 1862, es, a partir de ese año, cuando se institucionaliza un órgano rector bajo la forma de una Gran Logia. El 24 de mayo de ese año, cuatro logias toman la decisión de unirse bajo una sola institución rectora, siguiendo la fórmula establecida en 1717 y regulada a partir de 1723, con la llamada Constitución de Anderson.

La ligazón que se produce entre la Masonería y la República, sin embargo, comienza con las logias precursoras en el proceso emancipatorio y en las primeras décadas de la nueva Nación, y en la medida que se constituye la Gran Logia de Chile, ello adquiere una relevancia que se plasma en una aportación ética a los grandes procesos que vivirá la República hasta hoy.

Así, en el desarrollo republicano, desde las logias han emergido comprensiones éticas centradas en la condición humana, en sus derechos inalienables y en la naturaleza evolutiva de las formas de convivencia, basadas en el Derecho y en principios rectores, tales como la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad. Tales comprensiones han sido canalizadas a través de la acción de sus miembros, que, de ese modo, se han constituido en actores fundamentales del hecho republicano y de los procesos que han permitido el progreso nacional en sus comprensiones materiales y espirituales.

La educación como responsabilidad pública, el civismo, el fomento industrial, la legislación laboral, el voto femenino, la salubridad como tarea del Estado, la beneficencia desinteresada, el Estado de bienestar, fueron algunos de los aportes realizados por masones de distintas vertientes políticas a la comprensión de un país que lo entendemos dentro de una perspectiva de progreso, que deviene de la capacidad humana de transformar positivamente los medios materiales y espirituales que hagan posible la realización humana, a través de la justicia social, los derechos humanos y la democracia.

Los hechos que marcan la realidad de nuestro país, desde octubre de 2019 no han escapado a la preocupación y a la reflexión que se hace desde las logias que integran a nuestra institución.

Las conclusiones del Convento Masónico (una convención realizada en las logias de todo el país), realizado a fines de 2019, fueron el resultado de una profunda reflexión frente al estallido social, que fue coherente con la necesidad, planteada por las demandas sociales, de avanzar hacia un nuevo contrato social, es decir, una nueva Constitución Política.

En ese contexto, la Gran Logia de Chile apoyó decididamente el acuerdo político del 16 de noviembre de 2019, con el fin de buscar una salida institucional a las demandas sociales, dentro de la mejor tradición democrática chilena, cuyos resultados son posibles de constatar en las elecciones realizadas el pasado 15 y 16 de mayo, proceso del cual los chilenos debemos sentirnos orgullosos por la transparencia y el concurso de todos, instituciones y ciudadanos, para tener un resultado inapelable, que abre el camino para resolver las deudas de la democracia y del sistema político y, por consecuencia, las deudas sociales que afectan a muchos chilenos.

El futuro del país requiere, como consecuencia de los resultados obtenidos, el máximo de buena voluntad y de exacta comprensión respecto de lo señalado por el electorado que concurrió a las urnas. Pero también requiere mesura y espíritu colaborativo, diálogo fecundo y un sentido de interés en el bien común, toda vez que nadie puede arrogarse más allá de los votos obtenidos, sin perder de perspectiva el hecho que mas de la mitad de los electores no se sintió comprometido con el proceso electoral y con las opciones presentadas.

Como institución ética al servicio de la condición humana, la Gran Logia de Chile y sus logias, colaborarán a través de sus miembros con las mejores capacidades, para que los principios del humanismo, de tolerancia, de justicia social y democracia, permitan la comprensión común republicana tan necesaria para asegurar una sana convivencia en diversidad e inclusión. Ello es coherente con su historia de servicio ético al país y su gente.

 

Presentación de la Fundación Moisés Poblete Troncoso

 

La Masonería reconoce en el trabajo la actividad que eleva la condición humana a su realización espiritual, material y moral. La importancia del trabajo, así entendida, hace de quienes trabajan – en toda su amplia comprensión – sean reconocidos en su importante significación social y moral.

Quienes son tipificados como trabajadores, en las leyes de los países y en los tratados internacionales, constituyen un objetivo fundamental para hacer realidad los logros de las naciones y para el género humano.

Así, para una institución humanista como la que represento, la dignidad de los trabajadores, el respeto a su elevación cualitativa, es un objetivo de un quehacer permanente en la docencia que ocurre en nuestro histórico quehacer.

Desde hace más de un siglo destacados líderes de las organizaciones sindicales y gremiales han sido miembros de la Orden. Destaco figuras históricas tales como Carlos Alberto Martínez, fundador y líder de la FOCH; a Alejandro Escobar Carvallo, uno de los grandes líderes de trabajadores en el tránsito del siglo XIX y XX. A Augusto Pinto, de notable aporte en las luchas por la jornada de 8 horas. Cientos de destacados dirigentes en un siglo, se suman a esos nombres.

La búsqueda de la dignificación del trabajo de los profesionales permitió que destacados masones de los años 1940, lideraran la formación de los colegios profesionales que tanta importancia tuvieron para la dignificación del ejercicio profesional de médicos, químicos farmacéuticos, contadores, agrónomos, veterinarios, etc.

Pero, no se trata solo de aquello tan importante. La sociedad democrática y un orden institucional republicano requieren de órganos que expresen la organización social. La organización gremial y sindical juega un rol de intermediación fundamental, no solo de carácter específicamente económico, sino también social, moral y político.

En la sociedad civil se expresan distintos intereses y objetivos, dentro de la amplia trama de voluntades y aspiraciones. Imposible que los que aportan con su trabajo manual o intelectual, no tengan las necesarias fortalezas de representación e interlocución.

Los acontecimientos nacionales de fines de 2019, desde el punto de vista de las organizaciones de trabajadores planteó un serio desafío, ante la carencia de organizaciones sociales fuertes y con capacidad de conducir las reivindicaciones de importantes sectores de la sociedad.

Acaso la falta de organizaciones representativas poderosas sea una de las explicaciones de la violencia y la incapacidad de consensuar caminos hacia la solución de los problemas que afectan a nuestra sociedad, donde no solo tiene valor la vertiente política.

Pero para construir fortalezas en la organización social, que se expresa a través de gremios y sindicatos, se requiere de formación de líderes que conozcan la legislación, que aprendan el arte de la negociación, que conozcan las tradiciones y la historia, que entiendan en propiedad el rol que les compete.

Las escuelas sindicales, la realización de cursos, la generación de seminarios y otros instrumentos, son los objetivos que nos hemos planteado para hacer posible el proyecto de la Fundación Moisés Poblete Troncoso.

Sabemos que hay otras entidades que cumplen los mismos objetivos. Valoramos a quienes nos preceden en este trabajo.

Nuestro propósito no es competir, sino sumar un acento distinto, sobre la base de no representar un acento ideológico o una particularidad de otro tipo. Queremos generar una línea de trabajo precisamente sin intereses ideológicos o perspectivas específicas, que no sean aquellas puestas en el interés de formar y consolidar liderazgos de calidad, orientados hacia el servicio de sus organizaciones y de la sociedad. El aporte laico, el acento humanista, el pluralismo, la convicción democrática, el sentido republicano del hecho social, serán parte de la gestión que debe abordar la fundación.

Esperamos que la inspiración que nos entrega el legado del destacado impulsor de la legislación laboral en Chile, en América Latina y el mundo, sea un estímulo para colaborar en la formación de una generación de liderazgos, que conduzcan procesos favorables para la dignificación del trabajo.  

Agradezco la participación en este acto de Fabio Bertranou, representante de la OIT, a quien lo tuvimos en el acto del centenario de su organización, la más antigua de las organizaciones internacionales; a José Pérez Debelli, presidente de la ANEF; a Bárbara Figueroa, presidenta de la CUT; y a Mónica Vargas, presidenta de la Asociación de Colegios Profesionales. Uds le han dado un marco de trascendencia a esta ceremonia tan importante para nosotros.

Saludo a la Masonería Colombiana en actividad telemática conjunta

          Sean mis primeras palabras para hacer llegar a los HH de la Gran Logia de Colombia, especialmente al Gran Maestro MRH Alexander Alarcón Camacho, el fraterno saludo de la Gran Logia de Chile, de su gobierno superior y de las logias de su Obediencia, con el mayor aprecio y consideración, con motivo de la celebración del Nonagésimo Noveno aniversario de la Gran Logia de Colombia, que se cumpliera el 19 de febrero pasado, y dentro de cuyas actividades de júbilo se inscribe esta, en que hemos sido invitados a exponer sobre la labor institucional extramural que realiza la Gran Logia de Chile.

Lejos de pretender ser Maestra en lo que hace, la invitación formulada la asumimos con la humildad de los Obreros de Paz, que están llamados a hacer obras de bien, en tanto deber y en tanto comprensión de la doctrina masónica, emanada de la Tradición de la Antigua Fraternidad, de los Usos y Costumbres, y de la Doctrina emanada de la Constitución Andersoniana, a la que la Gran Logia de Chile ha sido leal desde sus orígenes.

Para el masón chileno no existe Masonería si esta no es capaz de poner en práctica en la sociedad en que el masón vive y convive, los altos principios y la conducta coherente con las virtudes que el proceso de Iniciación construye en la cotidianidad del trabajo en Logia.

Somos hombres que, habiendo cumplido con las exigencias del honor y de un devenir libre de reproches morales, llegamos a los templos masónicos a perfeccionarnos y eliminar los resabios de herencia, que deben ser superados por un propósito de perfeccionamiento que nos lleve a la práctica de las virtudes.

Tal cambio no tiene sino un destino: volver a la sociedad como personas mejores, practicantes de la virtud, con una conducta más sublime, capaz de contribuir a la solución de las complejidades que expresa el tiempo histórico en el cual cada persona humana escribe su propia historicidad.

Contribuye de modo claro - a esa concepción de lo masónico - la tradición republicana tan presente en el desarrollo de la Masonería Latino-Americana, que nos une por herencia y por los lauros que muchos masones de nuestro continente, que no solo han aportado virtud moral al desarrollo de sus sociedades, sino también virtud cívica y ciudadana, contribuyendo de modo sustancial al progreso de las Naciones que integran la ilustre fama del Continente de las Repúblicas.

Lo que hace la Gran Logia de Chile, recoge esa tradición, con la depuración iniciática que da cuenta de un desarrollo institucional firmemente radicado en el trabajo en los templos, a través de una docencia moral claramente expresada en sus rituales. Desde el primer Gran Maestro, Juan de Dios Arlegui, hasta hoy, existe en la Masonería chilena una vinculación moral a los procesos que vive nuestra República.

A veces con mayor éxito, a veces con desaciertos. Y si vosotros QQHH han encontrado elementos de interés, por conocer el trabajo de la Gran Logia de Chile desde un punto institucional, bajo el actual gobierno superior de la Orden que encabezo, a propósito de las complejidades que como sociedad y país enfrentamos en estos tiempos de enormes desafíos, tengan la seguridad que ello es coherente con los esfuerzos que han hecho mis predecesores, y que es un ganancial que permite encauzar cualquier desafío.

Cuando asumimos nuestra gestión, a mediados de 2018, fijamos algunas ideas fundamentales para orientar nuestro quehacer, en el contexto de una divisa y una promesa: Mas y Mejor Masonería. Más esfuerzo por fortalecer la institucionalidad masónica, mejor proyección y prestigio de la Orden.

La primera cuestión era eliminar la imputación de ser una organización solo de hombres. Nuestra regularidad se funda en los principios que emanan de la Gran Logia Unida de Inglaterra, por lo cual, resolver la cuestión de la mujer ante la apreciación pública, de una sociedad como la chilena y en medio de una revolución feminista, paralela al momento en que asumíamos, nos obligó a tomar una opción moral insoslayable: el reconocimiento del derecho a la Iniciación para la mujer, en los mismos términos que fue asumida por la GLUI en 1999.

Así establecimos una Acta de Relación y Cooperación con la Gran Logia Femenina de Chile, sustentada en el reconocimiento del derecho a la Iniciación de la mujer, y en relaciones interinstitucionales basadas en la autonomía y en la decisión de abordar las cuestiones extramurales en que estuviéramos de acuerdo.

En ese contexto, asumimos la tarea en común de realizar una ceremonia republicana cada mes de septiembre, mes de la Patria en Chile, donde se invitan a todas las altas autoridades del país y a los representantes de las distintas fuerzas políticas, gremiales, religiosas, académicas, sociales etc. Esta ceremonia es co-presidida por la Gran Maestra de la GLF de Chile y el Gran Maestro de la GLCH.

La segunda cuestión fue que, cualquier actividad que desarrolláramos en la sociedad, debía estar lejos de toda identidad político partidista. Lo que debía expresar nuestro aporte a la sociedad chilena debía sostenerse firmemente en la Fraternidad como mensaje y práctica.

La prescindencia de la Orden, respecto de las opciones que puedan tener los miembros de la Orden, en sus legítimas apreciaciones partidistas, debían quedar fuera de cualquier expresión de nuestras opiniones institucionales.

La tercera cuestión era que debíamos respetar la ley, el orden constitucional, el estado de Derecho, y toda autoridad de la República, ejerciendo sus facultades en fidelidad con el orden constitucional y legal del país, independientemente de la identidad política.

En ese contexto, era muy relevante no tener opinión institucional sobre la gestión o las opiniones de las autoridades y abstenernos de asumir puntos de vista que nos vincularan con opiniones de algún sector político en particular. Tal vez esa es la cuestión crucial.

En cuarto lugar, ya en un plano internacional, la Masonería chilena respeta las Grandes Logias regularmente constituidas, y se abstiene de tener opinión sobre las realidades nacionales de cada país, sobre sus gobernantes y sus procesos políticos, y considera que cada Gran Logia es soberana para afrontar los desafíos de su país. La misma prescindencia pide en relación a los sucesos que puedan afectar al territorio de la República de Chile, donde ejerce su soberanía iniciática.

He señalado los aspectos que fundan nuestro accionar institucional, que no pretendemos poner de ejemplo, pero que no dudamos en exponer a través de la conferencia a la que se nos ha invitado de modo tan fraternal, frente a lo que ha significado la elaboración del libro “La Masonería propone a Chile”, que es una aportación no partidista, consensuada y colaboradora de muchos masones a los desafíos actuales de nuestro país.

Agradecemos la oportunidad y esperamos dar satisfacción a las expectativas fraternales.




sábado, 20 de marzo de 2021

Presentación del libro "Pedro Aguirre Cerda" de Emma Salas

 

En primer lugar, mi saludo a la profesora Emma Salas, quién desde su casa, como todos los que estamos sometidos a cuarentena sanitaria sigue esta ceremonia

Un saludo agradecido a quienes han actuado como presentadores del libro "Pedro Aguirre Cerda" de Emma Salas.

     ...

Este año, en el mes de noviembre, se cumplirán 80 años del fallecimiento del Presidente Pedro Aguirre Cerda.

Fueron aquellas exequias un momento emocional duro para el país, donde miles y miles estuvieron en las calles, participando de un homenaje que expresaba el reconocimiento a una trayectoria política, académica y profesional de alta significación.

Hay muchas figuras que pueden ser invocadas para representar a la mesocracia ilustrada que tanto ayudó a formar nuestro sentido de Nación, pero, sin lugar a dudas, don Pedro es uno de los paradigmas más expresivos de aquellos hombres que, desde la humildad provinciana, avanzó hacia las fortalezas basamentales de la República, como uno de sus tribunos fundamentales.

En una presentación que hice hace ya varios años en la Logia que lleva su nombre, sostuve la premisa de que Aguirre Cerda, figura consular de la historia chilena de la primera parte del siglo XX, es una leyenda masónica, ciudadana y popular.

Masónica, porque aquellos iniciados que han seguido su legado, han encontrado en su ejemplo un indiscutible perfil masónico, que señala los desafíos y las conductas que deben ser seguidas por el masón, tanto en lo mural como en lo extramural. Ese legado adquiere los elementos propios de lo legendario, cuando su nombre aparece recurrentemente en los testimonios orales y escritos de su paso por la Orden.

Ciudadana, porque aportó una idea de sociedad, de democracia y de gobierno, que marcan un momento de inflexión en la gestión gubernativa, que viene a proponer una incorporación creciente de todos los sectores de la sociedad en el ejercicio republicano. Esa nueva visión sobre la cuestión pública ha dejando una profunda huella en la memoria colectiva de nuestra sociedad. De una manera importante, la idea de lo civil en la cosa pública adquirió una dimensión determinante, que ahuyentaría por muchos años todo atisbo de cuartelazo militar, factor que era y sería recurrente en América Latina.

Comprobamos también que es una leyenda popular, porque, como muchos grandes hombres, traspasó las puertas de la historia y de su vida, para anidarse en el sentimiento popular durante gran parte del siglo XX, y cuyos efectos aún se dejan sentir para quienes recibieron directamente su legado. En la memoria colectiva, la imagen de PAC está asimilada en los íntimos quereres del sentimiento popular, y nuestros padres y nuestros abuelos nos lo hicieron llegar con el buen recuerdo y el reconocimiento, como un paradigma, como un ser humano de condiciones especiales, que expresaba cierta imagen paternal, una intensa pasión, la sensible bonhomía y la evidente sapiencia.

Cuanto más vinculada a los pobres es la radicación de su leyenda, más profundos y arraigados son sus alcances.

El programa de su Gobierno señalaba:

“Mantenimiento y defensa del régimen democrático, restaurando las garantías individuales y respetando todos los derechos.

Correcta generación de los Poderes Públicos, mediante la libre expresión de la voluntad ciudadana; supresión de las leyes represivas de carácter político. 

Respeto a todo credo político, social y religioso.

Planificación de la economía nacional, en forma de incrementar la producción minera, industrial y agrícola;

Legislación sobre empresas imperialistas; supresión de los monopolios; revisión del pago de la deuda externa.

Reforma educacional; continuidad de la educación hasta la Universidad; gratuidad de la enseñanza en todos sus grados.

La educación primaria, secundaria y técnica debe ser función del Estado, o a lo menos, controlada por él.

Perfeccionamiento de la legislación laboral.

Legislación para los trabajadores agrícolas, parceleros y pequeños propietarios.

Perfeccionamiento de la reglamentación sobre la jornada de trabajo”. 

Cuando analizamos aquellas propuestas, en un tiempo en que parece ser necesario cambiar todo, da la sensación de que se trató de un proyecto modesto. No nos engañemos. Aquellas propuestas eran de carácter radical para aquel tiempo, en que no solo se pretendía lo imposible, sino también lo verdaderamente posible.

…..

Queremos agradecer a la profesora Emma Salas por haber puesto este libro a disposición de la Gran Logia de Chile, para su publicación, y poder constituir este primer aporte a la memoria del Presidente Aguirre en esta octogenaria conmemoración que comienza.

Esperamos publicar nuevos aportes a la comprensión de la figura, así como rendir los homenajes que correspondan ante su estatua, que gracias a la incansable labor de mi antecesor, Querido Hermano Luis Riveros Cornejo, hoy día se encuentra emplazada frente al Palacio de La Moneda, en la Plaza de la Constitución.

Hoy, cuando estamos enfrentando uno de los periodos más críticos de nuestro país, con sus distintas variables, y cuando está en perspectiva la elaboración de una nueva Carta Fundamental, un nuevo ordenamiento político democrático de la República, es bueno que las nuevas generaciones reciban el legado y el ejemplo de la obra y acción de Pedro Aguirre Cerda, constructor de un modelo de bienestar que la sociedad chilena pudo seguir profundizando en las décadas siguientes.

Es bueno recordar hoy, cuando enfrentamos una dura pandemia, la comprensión de la salubridad pública que el gobierno de Pedro Aguirre Cerda desarrolló y que permitió iniciar un proceso que hasta hoy sigue teniendo consecuencias favorables para el país, con un sistema público de salud eficaz.

Con el libro de Emma Salas podremos conocer las comprensiones del Presidente Aguirre en la gestión política educacional desde el Estado, y que la historia recuerda bajo el principio rector de Gobernar es Educar. Este libro es una gran contribución a reconocer en el legado del recordado masón, la vigencia de una doctrina necesaria.

Pero esta edición también es un homenaje a su autora. Uno más entre otros que ella ha recibido merecidamente de distintas instituciones de la República, a los cuales nos unimos con esta publicación con respeto y admiración.

Presentación de "La Masonería propone a Chile" - 1

 

La Masonería, en años recientes, ha estado en distintos procesos de reflexión, como consecuencia de los hechos que han impactado a nuestra sociedad, como consecuencia del llamado estallido social. En tanto institución ética, que promueve altos valores orientados a una mejor convivencia humana, a partir de la libertad, la igualdad y la fraternidad, así como la justicia social, en el marco del respeto a la ley y a autoridades legítimamente constituidas, a través del ejercicio democrático, busca permanentemente el diálogo y un propósito de armonía que oriente las capacidades de la sociedad hacia propósitos comunes, superando las formas de confrontación y las querellas que solo conducen a la violencia y a las injusticias.

La Masonería considera que la condición humana solo se realiza en un marco de dignidad y justicia, donde toda persona debe ser objeto de preocupación, interés y protección, solo por ser una persona humana, pero también reconoce que la condición humana no solo surge de la existencia de derechos inalienables, sino también de deberes que emanan del hecho colectivo de ser parte de una comunidad donde concurren distintos intereses, anhelos y obligaciones.

Los eventos desencadenados en octubre de 2019, han sido objeto de significativas reflexiones en la Masonería. Formada por personas orgullosas de su ciudadanía, individuos reflexivos que hacen del constructo racional toda cuestión sometida a su análisis, fervientes enamorados de la Patria y sus gentes, hombres de paz, por antonomasia, no han escatimado esfuerzos para comprender las variables de los procesos que estamos viviendo.

Muchos de los diagnósticos en la década previa, preveían una crisis en desarrollo, producto de las frustraciones que señalaban las realidades sociales de los que comenzaban a estaban quedando rezagados. Por más de diez años, la crisis de representación venía siendo un dato de la causa, que ninguna estrategia política daba cuenta de ello.

La Gran Logia de Chile, a tres semanas de producido el estallido social, resolvió iniciar un profundo debate sobre lo que estaba ocurriendo. En dos meses, entre el 15 de noviembre de 2019 y el 15 de enero de 2020, se desarrolló a través de todas las logias del país un convento o convención, de carácter local, primero, y luego de carácter jurisdiccional, es decir, por agrupaciones geográficas de logias, para analizar si era necesario un nuevo contrato social para Chile.

Sus conclusiones fueron reveladoras.

A fines de enero de 2020, tales conclusiones confluyeron en un convento nacional, con representantes de todo el país. Sus conclusiones están disponibles en nuestra página web.

Concluido el Convento Masónico, era necesario llevar ese marco general de conclusiones a una siguiente reflexión. Es así que se encargó al Departamento de Asuntos Públicos iniciar un proceso de reflexión con todos aquellos que quisieran trabajar en la perspectiva de pensar que debía hacer el país, una vez que los procesos surgidos de los acuerdos políticos que han hecho posible un proceso constitucional concluyan positivamente.

Habrá una nueva Constitución, surgirá un Nuevo Contrato Social, y debemos hacer todos los esfuerzos para que ello sea posible. Para ello es fundamental el acuerdo y el deseo cierto de darle al futuro una esperanza común, basada en la pacífica convivencia y en la democracia. Para ello nadie debe asirse a la idea de que la solución a la crisis que hemos vivido nace de una opción basada en la hegemonía.

Si somos capaces de construir un nuevo contrato social, lo que se requerirá luego es definir el proyecto que permita generar nuestras mejores cualidades y potencialidades como sociedad y como país.

Eso es lo que pretenden vislumbrar las 31 comisiones que se constituyeron con casi un millar de participantes, y cuya primera mirada contiene este libro.  Todos, con sus distintas apreciaciones sobre la crisis y la forma de resolverla, han concurrido a un propósito común: el interés superior del país y sus pueblos.

Queremos dar a conocer esa elaboración, guiada por su generosidad y compromiso con nuestra historia institucional, de aporte al desarrollo de la República. Se harán otras jornadas como esta, para que ilustres comentaristas nos entreguen su visión sobre este aporte al diálogo, al reencuentro, a la convivencia.

Seguramente hay insuficiencias en este texto, que las comisiones abordarán en la siguiente etapa de estudios y discusión. Habrá en otros lugares, probablemente ideas más lúcidas. Quienes han trabajado en este esfuerzo no pretenden hegemonizar los debates ni las conclusiones. Solo aportar con generosidad y patriotismo.

Este es un trabajo de masones, que no comprometen la opinión institucional que ha sido expresada a través de las declaraciones públicas de la Gran Logia de Chile, pero que, bajo esa inspiración institucional, canalizan la opinión profesional, académica y técnica de un deseo común de país, de hombres inspirados en los altos principios de nuestra institución.

Agradecemos a los destacados expositores que nos han acompañado hoy, a su generosa voluntad de diálogo. Hoy, más que nunca Chile necesita vencer las desconfianzas y las diferencias sustentadas en un pasado que no podemos cambiar, para hacer realidad un futuro donde todos tengamos un espacio de respeto y dignidad en lo que representamos y en lo que somos, pero, sobre todo, en lo que podemos aportar para felicidad de todos los que viven en este país y aportan a su grandeza con su esfuerzo y sus legítimos sueños.

Don Juan Sutil, don Ascanio Cavallo, don Rodolfo Codina: Muchas gracias por su participación en esta presentación.


jueves, 28 de enero de 2021

Clausura de la Semana del Clima 2020

 

Al dar inicio a esta reunión de clausura de la Semana del Clima de la Gran Logia de Chile, expreso el saludo fraterno a los Muy RRHH Grandes Maestros de las Grandes Logias de la VI Zona de la Confederación Masónica Interamericana.

            Hacemos esta clausura desde nuestros hogares, para dar cumplimiento a las disposiciones sanitarias que ha establecido la autoridad sanitaria, y que impone cuarentena los fines de semana y festivos.

 Culmina una Semana de profunda significación, con motivo de la conmemoración del quinto aniversario del Acuerdo de París, y que la establecimos en el propósito docente de investigar y reflexionar sobre “Los desafíos éticos ante la crisis climática global, una mirada reflexiva desde la Masonería”.

Esto, porque consideramos que no es suficiente con observar desde la ciencia los cambios catastróficos que pudieran afectar al medioambiente y la vida, sino que es necesario poner el acento en el derecho que protege a nuestra especie, desde la dignidad que es esencial a cada persona, y desde sus conductas, desde nuestra participación en nuestras sociedades, donde somos ciudadanos, consumidores, o actores.

            Debo agradecer a la Comisión de Sustentabilidad y Cambio Climático de la Gran Logia de Chile y a su director, por los magníficos resultados obtenidos, al conseguir que durante estos días estuvieran con nosotros grandes figuras de realce internacional en el ámbito de la protección al medioambiente, quienes nos entregaron ponencias del más alto interés del ámbito de sus competencias. Son un grupo de jóvenes masones, que entregarán mucho a la Orden en el futuro.

            La actividad inaugural tuvo el honor de contar con la participación del presidente de la VI Zona de la Confederación Masónica Interamericana, MRH José Garchitorena Ferreira; del ministro de energía de Chile, señor Juan Carlos Jobet Eluchans; y del doctor Fatih Birol, director ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía.

            Al día siguiente, 8 de diciembre, trabajamos sobre el tema Desafíos éticos globales del cambio climático, con el foco puesto en la energía, contando con ponencias en relación a los desafíos globales del cambio climático en la era antropocénica, a la energía puesta en el centro de un camino global de desarrollo sustentable, y la descarbonización y el rol que en este proceso de transformación energética corresponde al sector privado. Participaron en esa actividad Marcelo Mena Carrasco, ex ministro del Medio Ambiente de Chile, Director del Centro de Acción Climática de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso; Janina Franco, Especialista Senior del Banco Mundial; Mariano Morazzo, Responsable de Políticas de Cambio Climático y Energías Renovables de ENEL, y María Teresa González, Gerenta General de Statkraft en Chile.

            El miércoles 9, el lema fue Desafíos éticos globales del cambio climático, con el foco puesto en los océanos y recursos hídricos, día en que oímos acerca del rol del océano para el equilibrio climático del planeta, los desafíos de adaptación en la gestión de los recursos hídricos; y el aporte de la Antártica en la investigación científica del cambio climático. Contamos con las ponencias de José Eduardo Alatorre, Oficial de Asuntos Económicos de la Unidad de Cambio Climático de CEPAL; Alex Muñoz Wilson, Director para Latinoamérica Mares Prístinos de National Geographic's; Marie-Laure Lajaunie, Especialista Senior en Gestión de Recursos Hídricos del Banco Mundial, y Dr. Marcelo Leppe Cartes, Director Nacional del Instituto Antártico Chileno

            El jueves 10 lo titulamos “Desafíos éticos globales del cambio climático: El valor de los derechos humanos y de la agenda social en las políticas climáticas”. Los trabajos que se leyeron ese día giraron en torno a los derechos humanos y el cambio climático en la búsqueda de justicia climática ambiental; el desarrollo sostenible en los instrumentos de planificación para la acción climática; y la urgencia de la acción ante la emergencia climática global. Al finalizar la jornada, se abordó la necesidad de generar una política climática basada en derechos, poniendo de relieve los desafíos que presenta la transición hacia un desarrollo sostenible.

Esta vez fue nuestro privilegio escuchar la voz experta de Jill MacIntyre Witt, Una de los 100 personajes destacados en la Defensa Global de los Derechos Humanos por Naciones Unidas en 2019. A Waldo Perci Vargas Ballester, ex Secretario Nacional de Recursos Naturales y Medio Ambiente de Bolivia, y a Arturo Brandt, profesor de Derecho de la Energía Global y Políticas Públicas y Presidente de la Asociación Chilena de Derecho Ambiental.

            Finalmente, el viernes 11 trabajamos sobre el tema “Desafíos éticos globales del cambio climático: La urbe en la búsqueda del equilibrio con la naturaleza”. En esta ocasión hubo cuatro trabajos. En el primero de ellos se expuso acerca de la creación de un transporte público bajo en emisiones, como una forma de contribuir a un desarrollo sustentable. La segunda ponencia se refirió a las migraciones climáticas, calificándolas como una tendencia creciente que se está dando a nivel mundial. La tercera exposición estuvo abocada a la biodiversidad y el financiamiento climático, alternativas en la búsqueda de soluciones basadas en las naturales; para concluir con una exposición sobre criterios de sostenibilidad en las contribuciones al Acuerdo de París, enfocada en el aporte que podía obtenerse desde la biodiversidad.

Disertaron esta vez Simone Tripepi, Representante de Enel en Latinoamérica; Cristian Retamal González, Asesor Presidencia Chilena de COP 25 y experto en migraciones como consecuencia del cambio climático; Rodrigo Morera, Administrador de la Cartera de Proyectos Alimentarios de FAO en Chile; y Claudia Mellado Ñancupil, experta mapuche lafkenche en reproducción de semillas originarias y biodiversidad alimentaria.

…….

            Hace poco más de doscientos años, y en algunos casos varias décadas, América conoció el impulso emancipador de una generación de jóvenes masones, que nos legaron nuestras Repúblicas, el derecho a ser Naciones y el sentido de patriotismo.

            Luego vinieron otros masones a dejarnos el civismo, las libertades públicas, el Estado de Derecho y los derechos del Hombre y de los ciudadanos.

            Otros nos dejaron la democracia, las leyes sociales, el derecho a la educación, y luego los Derechos Humanos.

            Nuestra gran responsabilidad hoy es consolidar la generación de masones que nos legarán la conservación del medio ambiente, y que nos ayudarán a detener el cambio climático, y a adaptarnos a una nueva forma de utilización de los recursos y de todo los que nos provee la Naturaleza.

Los lautarinos del siglo XXI serán los que nos emancipen de las amenazas de un deterioro ambiental irreversible, que nos aseguren los recursos para alimentar a los habitantes de nuestras Repúblicas, y que aseguren el buen uso de los recursos hídricos.

Los grandes heroísmos de los herederos de los lautarinos, no serán en campos de batalla, sino en los campos de producción, en los campos del uso racional de la ciencia y la tecnología para sortear los desafíos del cambio climático.

            Hoy día, el gran desafío de esta parte del siglo, corresponde a la Acción Climática, y en ese contexto agradecemos a todos los jóvenes masones que han hecho posible esta primera semana del clima, que la cerramos en este encuentro fraternal de los líderes masónica del cono sur sudamericano, donde podemos reflexionar en conjunto en torno a este desafío fundamental de la condición humana.

Muchas gracias por vuestra presencia y, reciban todos, nuestro más estrecho abrazo fraternal.


Solsticio de Invierno

Estamos en tiempo de solsticio, y los Obreros de Paz se reúnen en torno al altar de la Sabiduría, de la Fuerza y la Belleza, ante el Libro y...