sábado, 31 de julio de 2010

MERIDIANO




“…en nuestra franja horaria, que mora entre los meridianos 70 y 80, en medida boreal similar a nuestra condición austral, encontramos la mágica voz de una mujer mágica de Quebec: Francesca Cagnon. Ella, por historia y vocación, se mueve por idiomas y culturas con belleza y naturalidad, nosotros, por historia y necesidad, somos una tribu que se mueve por el mundo a la caza de esos tesoros”.
Con esas palabras Jorge Coulon, líder de Inti Illimani, presenta el nuevo disco del grupo de músicos chilenos – “Meridiano” - realizado esta vez con la hermosa y espléndida voz de la canadiense del Cirque du Soleil.
Un trabajo sorprendente para quienes seguimos por más de 40 años al grupo, y da cuenta de una evolución profunda en la naturaleza de sus sonidos, fruto de la influencia de Meriño. Con este trabajo, que reúne 11 temas rupturistas en la tradición de los Inti, el grupo llega a su más alto meridiano de búsqueda, presentando su alcance más universal en su desarrollo musical, superando todo determinismo.
Sin las evocaciones típicas a su pasado, ni persistencias en las reposiciones, tan recurrentes en los grupos chilenos de los 60, sin remilgos relacionados con su caracterización identitaria, el disco es una apuesta efectiva a favor de su futuro musical, en un tiempo de constantes cambios y nuevas sensibilidades espirituales.
En su apuesta universalista, con sonidos que presentan un eclecticismo musical perfectamente logrado, “Meridiano” viene a ser un producto de la aldea global por excelencia, pero pone al grupo en el punto cósmico que está al borde del no retorno. Del éxito del disco puede devenir una exploración mucho más distante de su meridiano original, que lo aleje definitivamente de las raíces, y tal vez terminen llevando en su mochila solo un disco de oro para informar de su origen, como el Voyager, donde se podrá leer “venimos de una historia lejana”. Queda la interrogante si, como Cortés, Coulon y Meriño quemarán las naves para impedir el retorno.
La voz de Francesca Cagnon sobrecoge con su timbre y sus matices hasta embrujar al más rudo de los pliegues auditivos. Y en la hacienda mansiana pone un desafío que será difícil para quien aborde con seriedad la interpretación del mítico “Cuando me acuerdo de mi país”: jamás nadie podrá dar esos esbozos de desgarro y ausencia que la dulce Francesca pone en el cantar de los versos del compositor.
Notable el Inti Illimani en su viaje por el espacio ancho e imprevisible del mundo musical global. Y lo hace en este disco con la mejor de las compañías: una dulce y afectiva voz de mujer.

500 años de la Reforma Protestante

Hace 500 años, la tradición dice que Lutero clavó sus 95 tesis en las puertas de la iglesia de Wittenberg, el 31 de octubre de 1517, en l...