sábado, 13 de octubre de 2018

Acta de relación y cooperación con logias femeninas


Para algunos que no conocen de la Masonería y su desarrollo histórico, ha resultado un hecho extraordinario que se haya firmado un acta de relación y cooperación entre la Gran Logia de Chile (masculina) y la Gran Logia Femenina de Chile (femenina). Sin embargo, es algo natural, que responde a una historia común, en torno a los altos principios que ambas organizaciones en Chile sostienen en el ámbito de su respectiva historia y su tradición.
La Masonería es, por esencia, una institución que recoge el progreso humano y la evolución que la Humanidad experimenta, en su proceso de cambios producto del aseguramiento de los derechos humanos y los avances en términos de la superación de la ignorancia y el error, y de los resabios arcaicos que condicionan la realización de la condición humana.
No es novedad que la Masonería asuma desafíos, en todos los planos de los derechos fundamentales, incluso en el acceso al sublime derecho a la Iniciación. Prueba irrefutable de ello, es que una organización masónica tan tradicional como lo es la Gran Logia Unida de Inglaterra (UGLE), madre de la Masonería que practicamos, asumiera el 10 de marzo de 1999, la validez de las grandes logias de mujeres en el ámbito de su independencia, lo que es refrendado actualmente en su página web, donde expresa taxativamente que la UGLE siempre ha estado formada por hombres, y que las mujeres masonas tienen dos grandes logias separadas en sus prácticas e institucionalidad, a las cuales las mujeres pueden remitirse: la Honorable Fraternidad de Antiguas Francmasonas (HFAF) y la Orden de Mujeres Francmasonas (OWF).
La preocupación por la mujer y su derecho a la iniciación, está en la historia de la Gran Logia de Chile, en forma patente. Fue uno de los puntos de debate en su segundo Convento Nacional (1942), lo que llevó 25 años después, al Gran Maestro Sotero del Río Gundián, a promover acciones concretas para estimular la iniciación femenina, en forma autónoma y en su exclusivo género.
De allí que muchos masones de la Gran Logia de Chile, pudieron colaborar de manera significativa en el desarrollo de logias de la Gran Logia Femenina de Chile, sin jamás participar en sus reuniones sometidas a ritual, entendiendo que las virtudes de la iniciación se alcanzan en la naturaleza específica de cada género.
Resaltó en ese proceso un masón de enorme humanismo y que ha dignificado a la Gran Logia de Chile, el muy querido hermano Mauricio Sommariva, quien realizó un trabajo digno de encomio en apoyo de la consolidación material de la GLFCH, en su actual sede central.
Esa relación de miembros de la GLCH con logias de mujeres, construida desde la autonomía y el respeto iniciático a la naturaleza de género que cada institución expresa, ha sido un basamento fundamental para que se haya firmado un acta de relación y cooperación entre ambas organizaciones masónicas, que, entre otros considerandos, expresa: “La Gran Logia de Chile y la Gran Logia Femenina de Chile, en el contexto de sus desarrollos institucionales, reconocen sus diferentes orígenes y las circunstancias específicas de desarrollo histórico e institucional. Ello obliga a establecer las salvaguardas y prohibiciones que impiden una participación común en el ámbito ceremonial, dado el carácter masculino de una y femenina de la otra”. 
Manifiesta también que “La Gran Logia de Chile y la Gran Logia Femenina de Chile expresan que sus trabajos se realizan a la Gloria del Gran Arquitecto del Universo, que sus iniciados realizan sus juramentos y obligaciones ante la Escuadra y el Compás y el Volumen de la Ley Sagrada, y que ejercen su absoluta autoridad sobre los Grados de Aprendiz, Compañeros y Maestros, en las Logias de su Obediencia”.
Más adelante se señala, de modo concreto e inequívoco, que acuerdan “Sostener relaciones de cooperación en favor de los Altos Principios que sostienen, y realizar actividades comunes de filantropía y protección de los derechos individuales consagrados por las leyes del país, respetándose en su autonomía y singularidad, y sin intervenir en circunstancia alguna en los trabajos propiamente masónicos de la otra parte”.
Queda así preservada de manera irrefutable, la institucionalidad independiente de cada poder masónico concurrente al acta citada, lo que permite homologar – en el caso de la Gran Logia de Chile - la conducta que nos precede por 19 años, y que es absolutamente coherente con el aseguramiento de los derechos a la Iniciación de mujeres y hombres, en el marco de la Tradición y de los Antiguos Usos de la Fraternidad.

viernes, 12 de octubre de 2018

Homenaje al Día del Libre Pensamiento 2018



Hace 6 años, un grupo de organizaciones, muchas de ellas con fuerte inspiración en los principios masónicos, reunidos en el II Congreso de Libre Pensamiento en Mar del Plata, resolvió y promovió establecer el 20 de septiembre de cada año, como el Día Internacional del Libre Pensamiento, a fin de poner en el interés de las sociedades la necesaria valoración fundamental de la libertad de conciencia, como la base a partir de la cual se construyen todos los derechos fundamentales de la condición humana.
Esta iniciativa ha ido ganando progresiva trascendencia y apoyos múltiples, desde distintas personas y grupos, y luego desde países, especialmente en aquellos en que cotidianamente las personas deben vivir la conculcación de derechos fundamentales, tales como el derecho de opinión y el derecho a la libre difusión de las ideas.
Quienes hemos estado permanentemente en la promoción de la libertad de conciencia nos congratulamos de la comprensión y prestigio que este día tiene para crecientes comunidades y grupos de interés. Como masones nos adherimos siempre a todo lo que garantice el libre pensamiento y el derecho a exponer las ideas de cada cual, sin más límite que los derechos humanos de todos.
Es relevante porque, permanentemente, diversas circunstancias y episodios que ocurren cotidianamente en el tiempo que nos toca vivir, señalan la necesidad que poner al libre pensamiento en la agenda constructiva de las sociedades contemporáneas, incluso en aquellas en que es una práctica es habitual, porque muchos aprovechan las garantías al libre pensamiento, precisamente, para promover ideas y conductas que buscan en realidad condicionarlo o sojuzgarlo.
La presión ejercida por visiones deterministas, que buscan el tutelaje espiritual de las personas y la hegemonía de las sociedades, es constante, y no han cambiado las pretensiones de muchos, que los llevan hacia manifestaciones de poder que afectan profundamente la libertad y los derechos de conciencia.
En muchas partes del mundo proyectos totalizantes y dogmáticos buscan imponerse por diversos medios, a partir de verdades absolutas, y no son pocos los países sometidos a violentas conmociones, como consecuencia de la politización de los dogmas y la asociación de los poderosos con jerarquías que tratan de imponer tales dogmas a toda la sociedad. Como producto de ello, hay muchas sociedades sometidas a tensiones y conflictos que afectan profundamente a la democracia y la hacen vulnerable institucionalmente, conculcando su ejercicio o lisa y llanamente, impidiéndola.

Nuestro país no está al margen de estas amenazas. A pesar de la fuerte secularización que advertimos en la realidad social, hay grupos de interés que promueven permanentes acciones que persiguen imponer sus particulares sesgos dogmáticos a toda la sociedad, afectando los procesos que ocurren dentro de los debates democráticos, y aprovechando la democracia para socavarla en su esencia.
No solo eso. También se busca imponer la posverdad para que determinados prejuicios y falacias coarten o frustren seriamente políticas públicas de salud o de educación.
Así, la reivindicación del libre pensamiento, a través de este día, tiene, por lo tanto, un fundamento irrefutable. Implica poner el acento en la necesidad de defender la esencia de la democracia y las libertades políticas. A través de la defensa del libre pensamiento defendemos también la ciencia, los derechos humanos, la dignidad de la persona humana, el pluralismo y la diversidad, la tolerancia. A través del libre pensamiento, los masones construimos también una ética de fraternidad.
Es la defensa y promoción del libre pensamiento nuestra afirmación en torno a todo aquello que hace posible la libertad de conciencia, esto es, la libertad de pensar y de decir lo que se piensa, y llevar una vida personal de acuerdo a las convicciones morales de cada cual.
En síntesis, la defensa y promoción del libre pensamiento tiene que ver con afirmación en favor de la autodeterminación de las personas, del individuo humano, único e irrepetible.
Es nuestra defensa y promoción del derecho personal a creer en lo que cada cual prefiera, y practicar tales creencias, bajo la garantía de la ley y la convención social.  Es el derecho de cada cual, también, a no tener dogmas o creencias, según lo indiquen sus personales convicciones.
Sabemos perfectamente que ninguna de las libertades que hoy gozan las sociedades modernas, consagradas por las convenciones internacionales establecidas por la Humanidad en los últimos 100 años, es posible sin el libre pensamiento.
Sin embargo, son aún pocas las sociedades que pueden expresar con certeza el imperio del libre pensamiento en su desenvolvimiento cotidiano. Una enorme mayoría, en general, tienen problemas que hablan de comprobaciones que van precisamente en sentido inverso al avance esperado por las sociedades y por más comprometidos con la libertad.
Más allá de esas manifestaciones negativas debemos persistir en que, contra el interés de los dogmas, que buscan imponer su visión y sus objetivos particulares sobre la sociedad toda, el libre pensamiento posibilita a los hombres y mujeres un espacio valioso para hacer efectivo el ideal humano de la autodeterminación personal, a través de medios humanos. Esto sobre la base de que el libre pensamiento no es una doctrina, sino un método, es decir una manera de conducir el pensamiento y, a partir de allí, desarrollar las acciones que garanticen las garantías para la vida individual y social.
Es un método que no se funda en la afirmación de ciertas verdades particulares de alcance absoluto, sino en un compromiso general de buscar la verdad con los recursos naturales del espíritu humano y con las únicas luces de la razón y de la experiencia.
Es un método de la razón y la experiencia que no puede cumplir su meta si no se  realiza socialmente el ideal humano. Es un método que debe buscar la existencia de un régimen o sistema político en el cual ningún ser humano podrá ser sacrificado o desatendido por la sociedad. Un régimen o sistema donde nadie puede quedar expuesto, directamente o indirectamente, a la imposibilidad práctica de ejercer todos sus derechos de ser humano y de cumplir a conciencia todos sus deberes que colectivamente le corresponden.
Ello tiene una traducción en el necesario carácter de los Estados contemporáneos, que son objetivos permanentes de la conducta de las jerarquías dogmáticas, que persisten en dar continuidad a su hegemonía sobre los asuntos políticos y sociales, en alianza con estructuras de poder políticas y económicas que terminan siempre imponiendo la opresión o sus arbitrariedades.
De allí la vigencia de la reivindicación del libre pensamiento, que viene a proponer a nuestro tiempo, la necesidad de erradicar los determinismos entronizados en las estructuras del Estado, del mercado y de la sociedad civil, a fin de asegurar sociedades más libres y más democráticas, bajo el imperio de la libertad de conciencia.

 Hemos venido al pie de este monumento erigido a uno de los paradigmas del libre pensamiento chileno: Francisco Bilbao Barquín. Fue su pensamiento y acción lo que permitió levantar nuevamente las banderas de la libertad, cuando ellas había sido declinadas por la restauración de todo aquello que había fundado el poder colonial, gracias al régimen conservador llamado “pelucón”.
Cuando el espíritu de la libertad, que habían promovido los padres de la patria, bajo la inspiración emancipadora del Siglo de las Luces, había sucumbido ante el poder de las costumbres y las conspiraciones conservadoras, imponiendo un sistema político tutelar de las conciencias, la voz de Francisco Bilbao se alzó para llamar a trabajar por un nuevo tiempo, una nueva época, caracterizada por la libertad del pensamiento.
Lo hizo no solo para reclamar contra los que sostenían un estado de cosas basado en los intereses del poder vinculados a los dogmas y contra el dogmatismo mismo, sino para denunciar los resabios de una sociedad fundada en las heredades del colonialismo y del poder dogmático, y que, como lo señaló claramente, afectaba la libertad y los derechos de hombres y mujeres.
Su diagnóstico, especialmente expresado en su obra “Sociabilidad Chilena”, sigue siendo fundacional para entender e interpretar el estado de cosas de Chile, en aquella medianía del siglo XIX. Sin duda, lo que Bilbao hizo de manera tan preclara, fue retomar la crítica hacia lo fundacional del sistema colonial, que 40 años antes sostuviera la generación emancipadora que dio a Chile su cualidad de república.
A los pies de su estatua, en este lugar de tanta representación simbólica, frente al monumento a la Gran Logia de Chile, y a la casa masónica que simboliza la tradición librepensadora chilena, de más de un siglo y medio, heredera de moral de Bilbao, lo que venimos a expresar es nuestra renovación del vínculo que une indivisiblemente a la Masonería con la reivindicación y promoción del libre pensamiento.
Venimos a hacerlo con sencillez y decisión, a expresar simbólicamente que seguimos trabajando por aquello que permite erigir altares a lo fundamental de la condición humana: su libertad de conciencia, y su derecho a determinar su vida según sus convicciones.
Venimos a expresar que todo ordenamiento social se justifica y se prestigia, en la medida que esté siempre conducido por un sistema político donde el Estado y sus instituciones estén libres de predominios o compromisos con determinado orden de ideas u opción de conciencia en particular.
En lo particular a Chile, solo en la medida que el Estado asuma, a través de todas sus instituciones, la condición de laicidad, será posible que nuestra sociedad y nuestra república estén garantizadas en las cualidades efectivas de inclusión e igualdad, poniendo fin a los determinismos hegemonistas que condicionan la libertad de conciencia.

Sin duda, hay muchos factores que hoy condicionan la laicidad y el libre pensamiento. Las tareas son muchas, y seguimos trabajando en torno a los ideales que promovieron los Padres de la Patria y Francisco Bilbao. Sabemos que las instituciones del Estado aún deben superar resabios y restauraciones que siguen vigentes. Aún los derechos de la Mujer tienen objetivos pendientes, como lo señalara Mónica Rodríguez, en representación de la AILP.
Sin embargo, hoy, en este día de valoración del libre pensar como un derecho humano fundamental, no podemos dejar de expresar nuestra preocupación por la educación chilena, aspecto fundamental de la acción pública que sigue siendo el campo de acción privilegiado de la acción dogmática.
Aún hay sesgos que siguen expresando una mirada de hegemonía que nos parece fundamental superar, por las consecuencias que ello trae para la forma como se educan a los niños. En ese contexto, nos parece – como librepensadores – que el decreto 924 del año 1984, del tiempo de la dictadura, que impuso la obligación de tener clases de religión a todos los colegios, constituye una medida arbitraria que afecta a muchos proyectos educacionales y que no expresa con eficacia la laicidad del Estado, cuando este educa a través de la educación pública.
Nos parece también una grave deficiencia que no haya una adecuada educación sexual en las escuelas, sobre todo cuando advertimos que hoy, entre los jóvenes mayores de 15 años aumenta el SIDA.
Nos preocupa también, en los procesos educativos, la reducción de horas de materias científicas y filosóficas, ya que ello produce un grave efecto en la comprensión libre pensadora de las conciencias en formación.

A los pies de este monumento recordatorio a Francisco Bilbao, manifestamos nuestro compromiso de seguir trabajando, como librepensadores chilenos, por los propósitos superiores en favor de los derechos de conciencia, y por la libertad para actuar por ellos en consecuencia, a través de los cuales podemos construir una sociedad mejor, en diversidad y en favor de la realización plena de la condición humana.

Tasa a la automatización y robotización del trabajo

Todo indica que las próximas décadas serán mucho más complejas para el trabajo de las personas, ante la pérdida de oportunidades laborale...