lunes, 25 de junio de 2018

Saludo de clausura en las Jornadas Nacionales de Docencia de Curicó 2018




Estamos culminando una extraordinaria jornada donde la historia ha estado en el centro de nuestros debates. Y no cualquier historia, sino la historia de nuestra Augusta Orden, debate que nos propuso un importante desafío: tratar de entender nuestra historia para proyectar lo que queremos hacer institucionalmente a futuro.
La historia es importante para los seres humanos, y especialmente para las instituciones. Ella es la que da sentido al relato que funda a cualquier institución trascendente. Ella es la que nos explica en un sentido original, y la que nos muestra las experiencias que nos enseñan a abordar las cuestiones de hoy y de mañana.
De manera importante la historia, bien sabemos, es una representación y la construcción de un sentido. Parte importante del imaginario social lo establecemos a partir del relato sobre el pasado. Las referencias de los hechos pasados y su análisis, en gran medida son modelos de producción de significaciones, constructos culturales, que permiten generar una forma de entender nuestro rumbo, con un objetivo político, y no pocas veces ideológico.
Probablemente algunos de Uds. demuestren cierta desconfianza ante esta afirmación, pero claramente, todo lo que hacemos con la historia en una sociedad determinada terminará siendo tributaria de un propósito político.  La historia no nace desde la inocencia y la elucubración imparcial. Siempre supone una parcialidad que debe hacerse coherente con el relato que debemos construir, para poder llegar a un propósito específico.
¿Si la historia tiene un inevitable alcance político, por que estamos tratando ese tema entonces en una organización como la nuestra, donde lo político está en cierto modo anatemizado doctrinariamente? Simplemente porque no estamos hablando desde la optica partidista, sino de una historia que tiene un alcance político porque que es hecha a través de acciones humanas, desde un interés que tiene un propósito específico. Porque los seres humanos somos individuos políticos, antes que morales o éticos.
Nos motivan y nos estimulan a la acción nuestros intereses específicos, y ello implica que participamos en la sociedad con comprensiones según nuestros intereses y ellos son legitimados, en cualquier sociedad, a partir de nuestros constructos sociales y culturales.
En medio de una sociedad sometida a las tensiones de la política, navegan muchas instituciones que no tienen un objetivo político, entre ellas las instituciones éticas, una de las cuales es la Masonería, y no podemos caer en la ilusión de que una institución ética que produce hechos morales, y que estos no tengan una consecuencia política.
Ciertamente, cuando reflexionamos sobre el propósito masónico, no podemos soslayar que su más sublime propósito es entregar a la sociedad un hombre que ha sido mutado, desde su condición de heredad cultural, moral y conductual, a una condición mejor, a partir de las virtudes que la Iniciación le entrega para perfeccionarse, y luego, para perfeccionar la sociedad de la cual es parte.
Ello implica poner en la sociedad un interés específico, de alcance moral, que busca un objetivo ordinal. Habrá en ello un interés especial que colisionará con otros intereses más burdos tal vez, que buscarán coartarlo o frustrarlo. Así, cuando el masón propone un interés fraternal, se enfrentará contra la reacción de la rivalidad y el aborrecimiento. Cuando promueva el interés de la tolerancia, habrá quienes se opongan con dogmas, con obstinación y contumacia. Cuando invite a la caridad, no faltará quienes impondrán su egoísmo. Y frente a la igualdad, levantada como pendón de decencia de los iniciados, se levantará la injusticia y los desequilibrios que benefician a los poderosos y los oportunistas.
No hay un discurso moral, QQHH, si no hay una concepción de su historicidad. Las conductas humanas no nacen de la nada. Las conductas son parte de la heredad cultural que nos determina. Los defectos de herencia vienen, por lo general, concatenados a las generaciones que nos preceden, haciendo cultura y haciendo costumbres que se constituyen y reafirman en la iteración de un relato arcaico.
Esa reiteración se construye en el relato de la tradición cultural, en la afirmación de que las cosas se hacen como lo hacían los padres, los abuelos, y así, hasta llegar a las raíces inmemoriales. No nos olvidemos que muchos de los que se oponían a la Instrucción Primaria Obligatoria hace un siglo, eran los padres de los niños campesinos, incapaces de comprender la necesidad de que sus hijos aprendieran a leer y escribir, ya que ellos no escribían ni leían.
Frente a ello, surge la expresión de la modernidad, que manifiesta que lo verdaderamente humano está en el progreso, en la superación de las tradiciones culturales. Y su hija más significativa desde el punto de vista moral, la Masonería, es la que viene, precisamente, a sostener que todo lo humano es perfectible, tanto en lo individual como en lo colectivo, en lo espiritual y en lo material.
Ello ha ocurrido desde hace 300 años, y tres centurias en la historia humana no es poco. No hablamos de un tiempo insignificante.
Frente a la realidad temporal, es que el relato demanda la evaluación del curso de una idea, y de una comprensión, en el caso masónico, que también reclama la tradición como parte de su fundamento.
Esa es la dicotomía que nos congrega en reflexiones como la que todos Uds, han abordado en esta jornada. Necesitamos revisar el relato en su desarrollo singular. Vindicamos la tradición, para oponernos a la tradición. La nuestra llena de luz, contra aquella, que la enajena.
Posiblemente la historia, más allá de las distintas definiciones que surgen de los academicismos, sea la síntesis lúdica de las experiencias, de la suma de ellas, que vienen a converger en la confirmación del relato. Para ello es tremendamente significativo la capacidad de representación que el análisis exprese.  
Así, la historicidad viene a ser un conjunto de representaciones, donde hay un hombre que busca hacer del tiempo un espacio concatenado de eventos que le signifiquen algo en su inserción política, que le explique su propio tránsito por el escenario de la vida con relación a los demás.
Tal pues que, el hombre histórico, es decir aquel que establece una traza en el tiempo, para señalar la explicación de los hitos que allí ocurren, las experiencias producidas y asumidas, lo que viene a expresar es que, en su complejidad, es un individuo de significaciones. Ciertamente, el hombre histórico, viene a ser un resultado de la iteración de experiencias que para él tienen inevitablemente significaciones.
Todo acontecimiento tiene, a partir de ello, su debida importancia: de lisa pedagogía tal vez, o de persistente y compleja reflexión, aleccionadora en sus alcances. O de impronta inexorable, por la fuerza de razones y argumentaciones.
Están allí las representaciones de experiencias que pueden explicar de modo pedagógico, magisterial tal vez, el sentido de lo que constituye el relato que convoca a las comprensiones comunes sobre lo que nos propone la realidad y el tiempo con que contemporizamos.
Allí está la causa del orgullo que nos propone la historia masónica a quienes hemos sido iniciados en sus prácticas y doctrinas. Y quienes hemos perseverado en nuestras prácticas y doctrinas, no podemos concebir el relato masónico sin la historicidad masónica.
No puedo, en virtud de lo trabajado este día de fraternidad y deseo de experimentar lo masónico desde la más vital convivencia, sino valorar el tremendo deseo expresado en las horas de trabajo, de explicarnos en nuestro relato y en su sentido de historicidad humana y moral.
Creo que la fortaleza del relato y del correlato masónico, es fundamental para entender que el ser humano, es un ser que está llamado a ser moral, y cuando decimos moral, queremos decir colectivo, un ser que convive con los demás, y que debe responder a la conminación de tener conductas nobles, conductas buenas, conductas sublimes.
Identificar las experiencias humanas y sus consecuencias, buenas o malas, asertivas o equívocas, rectas o erráticas, es lo que nos permite darle aún más fuerzas a nuestro relato iniciático de cada día.
De hecho, estamos a no más de un mes de cerrar un fructífero ciclo, en nuestra realidad e historia masónica, e iniciar otro. Tal vez, en el futuro se concluya que solo se trató de un mismo ciclo. Solo el estudio histórico podrá determinarlo, en algunas décadas, probablemente.
Sin embargo, es un hecho que la fortaleza del relato que sustentamos, tiene más envergadura cuando logra un impacto en la conciencia de nuestros iniciados, y cuando estos asumen el sentido de historicidad que lo masónico contiene, en pos de sus sublimes ideales, en bien del Hombre y la Humanidad.
Pronto a asumir la dirección de la Obra de los Masones que trabajan bajo los auspicios de la Gran Logia de Chile, mi mensaje a los Aprendices y Comps., de manera especial, es que profundicen el conocimiento de nuestra historia institucional, que recaben la profundidad del relato fundacional de su logia, porque allí se encuentran los significados, los signos docentes de nuestra convocatoria moral, de nuestro plan iniciático, para los Obreros de Paz que encienden su celo, con el relato de perfectibilidad y búsqueda de la verdad, a la que se han entregado muchos hombre buenos por generaciones, y que nos dejan un legado que debemos mantener vivo, mientras el error, el dogma, el oscurantismo, la ignorancia y la injusticia, marquen el tránsito del hombre a través del dato irrefutable de su historicidad.
Felicitaciones por el trabajo realizado, y regresen a sus logias, QQHH, con la convicción más profunda en torno a nuestros enaltecedores ideales. Los aportes que hoy han hecho no serán olvidados.

SFU


  


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

70 años de la Declaración Universal de Derechos Humanos

Nos hemos reunido hoy, en este lugar que recoge parte importante de nuestra historia republicana, para hacer conmemoración y celebración...